Vestidores

Disponer de un vestidor en el dormitorio no siempre es una tarea complicada ni es necesario un dormitorio grande. A continuación te presentamos cuatro ideas para tener un vestidor en el cuarto dormitorio, pero antes de ponerte manos a la obra debes pensar en el tipo de ropa y el volumen que esta ocupa, así como tus necesidades de espacio.

Vestidores abiertos

Los vestidores abiertos tienen la ventaja de que reducen la presión visual y permiten localizar la ropa de un simple vistazo. Si eres ordenado escoge un modelo con cajones con el frontal de cristal, y estantes. Un vestidor a la vista con la ropa ordenada da un estilo especial al dormitorio.

Vestidor en dormitorio irregular

Tener un dormitorio irregular, es decir que la planta no sea rectangular, nos permite crear de forma sencilla un vestidor separado aprovechando algún rincón del dormitorio. Te recomendamos que sigas la misma línea decorativa del dormitorio y si tienes espacio coloques algún taburete de diseño o silla que te permita vestirte con comodidad.

Vestidor clásico

Para te obtener un vestidor clásico necesitas al menos tres metros cuadrados de espacio independiente en el dormitorio. El vestidor clásico dispone de dos frentes paralelos con un hueco libre en el medio de unos 90 centímetros. Si dispones de muchos más metros para el vestidor elige tonalidades de madera oscura y se es entre 3 y 5 metros cuadrados te recomendamos colores claros que aumentan la luminosidad y el espacio.

Vestidor con separación media del dormitorio

En los dormitorios amplios de planta rectangular, pero que no poseen un espacio destinado al vestidor es una buena idea dedicar una de las paredes del dormitorio para crear el vestidor. Por ejemplo, puedes crear un muro de altura mediana en vidrio estilizado justo detrás de la cama. Si combinas bien las mesillas y la cama con el muro este te puede servir de cabecero.

Empresas destacadas